Pasar al contenido principal
x

Puerto Rico: Fortaleciendo relaciones y construyendo en la comunidad para prepararse para el próximo desastre

East Coast Office in Puerto Rico

 

“[Aprendí] la importancia de incluir las necesidades de la comunidad [en el plan de manejo de emergencias del centro] y la importancia de ayudar a la comunidad a construir su propio [plan de manejo de emergencias]"

- uno de los participante en Movilizando comunidades en Puerto Rico para atender las necesidades de las poblaciones vulnerables antes, durante y después de un desastre natural

 

La temporada de huracanes 2018 en el Atlántico ha llegado a su fin. En Puerto Rico, a pesar de haber tenido una temporada relativamente tranquila, la ansiedad continua. Muchas casas continúan con toldos de plástico azul en lugar de techos, un recordatorio visual de la dificultad de los residentes para reconstruir después del huracán María en 2017. Además, la isla aún carece de un plan integral para responder al próximo huracán, mientras que los informes gubernamentales indican que el cambio climático aumentará la probabilidad de que huracanes como María vengan de nuevo.

Pero también hay razones para el optimismo. La semana pasada, un grupo interdisciplinario de clínicos, incluidos trabajadores de alcance, de dos centros de salud puertorriqueños, el Hospital General Castañer y la Corporación de Servicios Médicos, se reunieron para comenzar a evaluar los recursos, redes y habilidades de su comunidad con los que pueden contar y apoyarse en caso de un próximo desastre. La capacitación fue dirigida por Amy K. Leibman, MPA, Directora de Salud Ambiental y Ocupacional de Migrant Clinicians Network, Alma Galván, MCH, Gerente Senior de Programas, y Marysel Pagán Santana, Gerente de Programas en Puerto Rico.

 

MCN meets with Hospital general castaner

 

La capacitación profundizó en los elementos clave de los planes de manejo de emergencias y los factores críticos para la movilización de la comunidad. Luego, el grupo comenzó a analizar sus respuestas durante el  huracán María, las lecciones aprendidas y los recursos descubiertos. Al utilizar a María como la plantilla, el grupo identificó los recursos, las oportunidades y las limitaciones del centro de salud en lo que respecta a la gestión de emergencias.

“Durante las reflexiones grupales, los participantes reflexionaron sobre su rol durante la experiencia de María: cómo una enfermera o un farmacéutico tendrían que pedir suministros o ayudar a organizar el almacenamiento, y cómo esa experiencia los ayudó a reconocer que, aunque su rol en el centro de salud es importante en el día a día de la operación del centro, es posible que tengan que cambiar eso para que la respuesta de emergencia sea más efectiva", dijo Pagán Santana. Más de un año después de María, muchos clínicos no tuvieron tiempo para procesar la respuesta de emergencia y codificar las lecciones aprendidas en respuestas futuras.

“Si bien ha habido alguna iniciativa, [los clínicos] no han tenido la oportunidad previamente de tomar lo que han aprendido y ponerlo en sus planes, de desarrollar un proceso para el futuro", dijo Pagán Santana. El grupo también se centró en gran medida en las redes y la respuesta de la comunidad, lo que requiere una gran integración del personal de alcance.

"Las evaluaciones de necesidades, los grupos focales, las encuestas, el mapeo de recursos, las reuniones comunitarias ... El personal del centro de salud ya los usa, pero ahora están trabajando en cómo pueden desarrollar o integrar sus ya sólidas relaciones con la comunidad para prepararse mejor", explicó Galván.

 

MCN meets with CSM

 

El esfuerzo fue la primera capacitación en persona para los dos centros de salud como parte de “Movilización de comunidades en Puerto Rico para satisfacer las necesidades de poblaciones vulnerables antes, durante y después de un desastre natural”, un esfuerzo de varios años que busca aplicar un marco de movilización comunitaria para la preparación para emergencias y para reforzar, replicar e institucionalizar los esfuerzos de liderazgo que los centros comunitarios de salud mostraron después del desastre, en preparación para el próximo. El esfuerzo es apoyado por la fundación Bristol-Myers Squibb.

"Una de las mejores partes de la capacitación fue cómo los participantes vieron que esta experiencia les ayudó en el fortalecimiento de equipos", dijo Pagán Santana, los participantes reflexionaron sobre "cómo sus relaciones con el personal del centro son más fuertes porque reconocen las necesidades de cada uno y cómo superan sus propias necesidades para mantener el centro en funcionamiento y satisfacer las necesidades de los pacientes ”. Ahora, a través de este esfuerzo, pueden continuar construyendo sus relaciones intencionalmente, tanto dentro como fuera del centro de salud, para asegurar una respuesta sólida y eficaz en futuras emergencias.

 

 

Email Us  Share with us on Facebook  Tweet Us  LinkedIn  LinkedIn  Click here to contribute

Like what you see? Amplify our collective voice with a contribution.
Got some good news to share? Contact us on our social media pages above.

Return to the main blog page or sign up for blog updates here.

Rating