Pasar al contenido principal
x

Saber es poder: alcanzando trabajadores del campo en la Costa Este de Virginia con información sobre salud ambiental

Farmworker parents after participating in an environmental health and safety talk with a community health worker.
Padres que trabajan en el campo después de una plactica con un promotor de salud.

Por Kate Kruse, Coordinadora de proyectos, Migrant Clinicians Network

Antes de vivir y trabajar en Estados Unidos, José Enríquez, no sabía sobre la multitud de peligros ambientales que se pueden encontrar en la agricultura, en cambio el concepto de promotores de salud era algo muy familiar para él.  Enríquez, es empleado del Proyecto Head Start para Migrantes de la Costa Este (ECMHSP por sus siglas en inglés), creció en un pueblo rural en México, donde los promotores de salud hacían visitas frecuentes para compartir información y recursos sobre hidratación e higiene y saneamiento. Debido a la lejanía de servicios médicos formales, su pueblo dependía de promotores de salud para ofrecer tratamiento y servicios médicos preventivos para promover una comunidad de familias informadas, más saludables. Muchas comunidades rurales en todas partes de América Latina aceptan la ayuda de promotores de salud para fortalecer los servicios de salud entre las familias.

Después de cambiarse a Estados Unidos, Enríquez encontró un hogar en Parksley, Virginia, donde trabaja cuidando a niños de familias migrantes que asisten a ECMHSP. Con entusiasmo Enríquez se alistó para trabajar cuando MCN le pidió que participara en un proyecto para entrenar padres que trabajan en el campo para ser promotores de salud, sabiendo personalmente del impacto positivo que este tipo de programa pudiera tener en los trabajadores agrícolas de la Costa Este de Virginia. Una comunidad que es también rural y aislada, y de alguna manera similar a su pueblo en México, donde es difícil encontrar información y servicios médicos.

A través de este proyecto de 2 años, financiado por el Programa de Subvenciones Cultivando Comunidades Saludables de la Fundación Aetna,  MCN y ECMHSP entrenaron padres de familia para que trabajaran como promotores de salud y compartieran lo aprendido con otras familias en su comunidad agrícola.  Durante los talleres de entrenamiento, nuestro equipo compartió información y recursos sobre peligros ambientales y una variedad de estrategias para llegar a la comunidad. Además de información sobre peligros ambientales, los padres, ahora promotores de salud, también recibieron libros cómicos educativos sobre salud y seguridad ocupacional y ambiental y una multitud de técnicas sobre educación para adultos, con un enfoque en educación popular y actividades interactivas. Ya entrenados,  y con el apoyo de nuestros compañeros de ECMHSP, los nuevos promotores de salud salieron a la comunidad a compartir lo que aprendieron y sus recursos educativos con otras padres que trabajan en el sector agrícola. Platicaron con familias en la comunidad sobre cómo evitar que los niños se expongan a peligros ambientales como pesticidas, plomo, y desencadenantes del asma. A lo largo del proyecto, mantuvimos comunicación constante entre el equipo de MCN y ECMHSP y los promotores de salud. Dicha comunicación proporcionó una formidable variedad de comentarios y sugerencias útiles para modificar, fortalecer y adecuar las estrategias utilizadas a las necesidades de la comunidad agrícola.

 

Infographic on impact of the Cultivating Healthy Communities project: 41 Childcare Providers Trained; 39 CHWs trained; 253 Farmworker Parents Trained; 789 Farmworker Children Impacted

 

En los dos años del proyecto, MCN capacitó un total de 41 empleados que trabajan con niños de familias inmigrantes y 39 padres para servir como promotores de salud. A su vez, estos promotores de salud alcanzaron a 253 familias proporcionándoles información sobre cómo proteger de peligros ambientales a un estimado de 789 niños. Además de la notable cantidad de personas entrenadas, es impresionante el porcentaje de conocimiento adquirido por parte de los padres trabajadores agrícolas.  Los padres realizaron evaluaciones antes y después recibir la información para mostrar su conocimiento sobre los peligros ambientales. En dichas evaluaciones, el cambio de conocimiento promedio fue de 222%, demostrando que este proyecto ayuda a los trabajadores del campo a adquirir información crucial sobre los peligros de pesticidas y otros contaminantes ambientales, y sus efectos en los niños.

Más allá de informar a los promotores de salud y padres trabajadores agrícolas, este proyecto tuvo un impacto positivo en la salud y las prácticas de todos quienes participaron, incluyendo nuestros aliados en ECMHSP. Por ejemplo, Carina Ramirez, madre y empleada de ECMHSP, tuvo un papel clave en este proyecto, acompañando a los nuevos promotores de salud en sus pláticas y facilitando la comunicación entre MCN y los promotores. Aunque Ramírez ya sabía mucho sobre cómo proteger a los niños, dado su trabajo en ECMHSP, con su participación en este programa, ella mejoró sus prácticas en casa y en su trabajo y aprendió más sobre cómo evitar exposiciones en los niños. Después de dos años en este proyecto, Ramírez expresó la gratitud y el impacto en su vida diaria por participar en este proyecto: “Como madre, personalmente aprendí mucho. Yo limpiaba con químicos y le decía a mi hija: ‘¡ve afuera y juega!.’ No era consciente de los peligros que había allá afuera”. Debido a este programa, todos los empleados de ECMHSP, promotores de salud, y padres impactados están ahora equipados con el conocimiento y los recursos necesarios para cultivar una comunidad segura y saludable que proteja a sus niños de exposiciones a peligros ambientales dentro y fuera del hogar.

Después de hacer equipo con nosotros por dos años, Enríquez, Ramírez, y los demás empleados de ECMHSP han notado los efectos positivos del programa. "La gente está hablando con sus padres, la gente está hablando con sus amigos", dijo Ramírez. “Ahora, la comunidad sabe [la información]”. Reflexionando sobre nuestros esfuerzos, Enríquez expresó: “Es genial ver directamente cómo funciona. Fue muy exitoso y la información realmente llegó a la gente que no tiene los recursos para salir y buscarlos por sí mismos”. A través de los promotores de salud, ayudamos con éxito a la comunidad, proporcionando la información y los recursos necesarios para mantenerse segura y saludable, y evitar exposiciones a peligros ambientales. Ciertamente que los promotores de salud alcanzaron sólo una parte de los trabajadores del campo en su comunidad, pero esta información continuará diseminándose entre vecinos, amigos y compañeros de trabajo. De esta manera, los promotores han plantando una semilla que finalmente cultivará una comunidad con familias más sanas e informadas.

 

 

 

Like what you see? Amplify our collective voice with a contribution.

 Email Us  Share with us on Facebook  Tweet Us  LinkedIn  LinkedIn  Click here to contribute

Got some good news to share? Contact us on our social media pages above.

Return to the main blog page or sign up for blog updates here.

Rating