Pasar al contenido principal
x

Toldos Azules: Puerto Rico, la temporada de huracanes y las poblaciones vulnerables

A bridge in Puerto Rico destroyed by Hurricane Maria

[ por CSM ]

[Nota del editor: Esta semana, iniciamos una breve serie de blogs a lo largo de la temporada de huracanes 2019 centrada en Puerto Rico. Aquí, la Gerente del Programa de Puerto Rico de MCN, Marysel Pagán-Santana, MS, DrPH, nos da la actualización desde el campo. Como nota adicional, esta es la primera vez que presentamos a Pagán-Santana como doctora en salud pública (DrPH). ¡Felicidades, Marysel!]

A principios de este mes, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) a través de su Centro de Predicción del Clima lanzó la Proyección para la Temporada de Huracanes del Atlántico 2019, la cual presenta una temporada de huracanes del Atlántico “casi normal”. En su comunicado de prensa, NOAA proyecta un "rango probable de 9 a 15 tormentas con nombre (vientos de 39 mph o más), de los cuales 4 a 8 podrían convertirse en huracanes (vientos de 74 mph o más), incluidos 2 a 4 huracanes mayores (categoría 3, 4 o 5; con vientos de 111 mph o más)”. A través de este comunicado, Daniel Kaniewski, administrador adjunto de FEMA para la resiliencia, instó al público a prepararse ante esta temporada al tiempo que expresó que la preparación es responsabilidad de todos los miembros de la comunidad; incluyendo las agencias gubernamentales estatales y federales, el sector privado y el público general. Si bien Puerto Rico siempre ha estado a riesgo de sufrir huracanes, el trauma causado por el huracán María persiste. La ansiedad entre los puertorriqueños es evidente todos los días hasta el final de la temporada de huracanes en noviembre.

Prepararse en 2019 puede parecer un desafío considerando la crisis climática y los desastres recientes. En el Índice de riesgo climático global 2019, que describe países y regiones que han sido impactados por eventos climáticos extremos en los últimos 20 años, coloca a Puerto Rico como uno de los países / territorios más afectados en 2017. Puerto Rico ha enfrentado eventos climáticos extremos cada año durante los últimos nueve años. Estos eventos incluyen la pérdida de costas en el 92 por ciento de los municipios costaneros, sequías e inundaciones y, más recientemente, dos huracanes “mayores” (Irma y María en 2017). Experimentar consecutivamente eventos climáticos extremos se proyecta como la nueva normalidad para Puerto Rico, que todavía está luchando por recuperarse del último desastre.

 

Puerto Rican organizations meet to discuss preparations.

[ por CSM ]

Los informes recientes indican que al menos 30,000 casas permanecen con toldos (lonas) azules, lo que debió ser un "remedio temporal" para quienes perdieron el techo debido a los vientos del huracán María. No se espera que esta situación se resuelva hasta agosto del año corriente, una señal de que la infraestructura de la isla podría no estar preparada para enfrentar otro desastre. Además, los informes del Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico estiman que más de medio millón de personas viven en áreas propensas a inundaciones debido a desbordamientos o marejada ciclónica. Por otro lado, la situación económica y otras vulnerabilidades, como la inseguridad alimentaria, aumentan la brecha entre quienes pueden prepararse y sobrevivir a otro desastre y quienes necesitarán asistencia inmediata de agencias gubernamentales o podrían verse gravemente afectados si la isla es impactada nuevamente. Reconocer los desafíos de las comunidades e integrarlos en la discusión de preparación puede ser una forma de prepararse en medio del proceso de recuperación.

En marzo, destacamos algunos de los esfuerzos que se están llevando a cabo en Puerto Rico y el cambio en las iniciativas que reconocen a la comunidad como una fuente de información; dando forma no solo a la capacidad de recuperación sino también a las estructuras de preparación. Este modelo es la base principal de nuestro proyecto de Puerto Rico, “Movilización de comunidades en Puerto Rico para satisfacer las necesidades de poblaciones vulnerables antes, durante y después de un desastre natural”, que busca reforzar el liderazgo en la comunidad y de los centros de salud comunitarios en las áreas de para preparación y manejo de desastres, y es subvencionado por la Fundación Bristol Myers Squibbs. Durante esta temporada de huracanes, esperamos que nuestras comunidades desarrollen e implementen sus nuevos planes comunitarios de preparación para emergencias y aprovechen los recursos disponibles.

Si bien puede parecer imposible prepararse para una nueva emergencia mientras aún se están recuperando de la última, queremos que nuestras comunidades se levanten, se empoderen y den un giro en defensa de la justicia ambiental y en contra de la desigualdad en la recuperación de desastres. Estar preparado y movilizar a otros para hacerlo es el primer paso. Independientemente del modelo o iniciativa implementada, el mensaje es claro: las comunidades deben prepararse para esta temporada.

Aquí hay algunos recursos adicionales provistos por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés):

  1. Protect Yourself and Your Loved Ones” [En inglés]
  2. Create Community” [En inglés]
  3. Prepare Your Health” [En inglés]

 

 

Like what you see? Amplify our collective voice with a contribution.

 Email Us  Share with us on Facebook  Tweet Us  LinkedIn  LinkedIn  Click here to contribute

Got some good news to share? Contact us on our social media pages above.

Return to the main blog page or sign up for blog updates here.

Rating