Pasar al contenido principal
x

“La infraestructura de EE. UU. y la global no están preparadas y no están dispuestas a prepararse para el aumento de la migración” --- Cuatro estrategias fundamentales para enfrentar la migración climática

People gather in a line for supplies

¿Qué es el IPCC?

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático fue iniciado por las Naciones Unidas y la Organización Meteorológica Mundial en 1988. Desde entonces, ha informado y evaluado regularmente la ciencia relacionada con el cambio climático con base en ciencia rigurosa. Sus informes son colaborativos, desarrollados por científicos de todo el mundo y revisados por pares. El IPCC ganó el Premio Nobel de la Paz por su trabajo en 2007. El informe de este mes es parte del sexto informe de evaluación. En septiembre de 2021, el IPCC publicó su actualización sobre la base de la ciencia física como parte del sexto informe de evaluación. Los próximos informes adicionales como parte de esta última evaluación incluyen un informe de abril de 2022 sobre la mitigación del cambio climático y una síntesis de todos los informes en septiembre de 2022.

 

La semana pasada, 270 científicos destacados de 67 países publicaron un informe esclarecedor y crítico de 3.675 páginas sobre el cambio climático y sus impactos, adaptación y vulnerabilidad. Los científicos brindaron su experiencia como miembros de un grupo de trabajo del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) como parte de su sexto informe de evaluación. El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, describió este último informe como “un atlas del sufrimiento humano”. El informe en sí está repleto de evaluaciones nefastas del estado actual del planeta y el devastador camino por delante, y concluye su resumen señalando: “La evidencia científica acumulada es inequívoca: el cambio climático es una amenaza para el bienestar humano y la salud del planeta. Cualquier retraso adicional en la acción global anticipada y concertada sobre adaptación y mitigación perderá un corto margen de oportunidad, que desaparecerá rápidamente, para lograr asegurar un futuro habitable y sostenible para todos”. En 2021, casi 90 millones de personas en todo el mundo se vieron obligadas a dejar todo atrás, a pesar de las restricciones de viaje de la pandemia. El número de personas desplazadas por la fuerza es récord. Aquí en EE. UU., 1,7 millones de personas fueron detenidas en la frontera entre EE. UU. y México el año pasado, aunque la cifra puede estar inflada debido a los “encuentros repetidos” de aquellos que intentan cruzar nuevamente después del primer cruce fallido. Muchos huían de la violencia y la inestabilidad económica vinculada directa o indirectamente al cambio climático. La mayoría de los inmigrantes fueron rechazados de inmediato, a pesar de sus solicitudes de asilo.

La infraestructura estadounidense y mundial no están preparadas ni dispuestas a prepararse para el aumento de la migración que ya estamos viendo, y el aumento masivo de la migración en el horizonte a medida que avanza el cambio climático. Aquí hay cuatro formas de responder a las crecientes crisis relacionadas al cambio climático y la migración:

A migrant child

1. El recargado e inmoral sistema de asilo de EE. UU. necesita una reforma inmediata.

Los solicitantes de asilo tienen derecho a pedir asilo, tal como se declara en el artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU. Pero a lo largo de la pandemia, EE. UU. ha utilizado el Título 42, una ley interpretada para permitir la denegación de entrada con el pretexto de reducir la propagación del COVID. Esta semana, un tribunal federal de apelaciones emitió un fallo que impide que el gobierno de Biden continúe deportando a personas en peligro a través del Título 42. Sin embargo, otras vías para deportar a solicitantes de asilo a México en espera de su audiencia, como los Protocolos de Protección de Migrantes, todavía están en efecto. Quienes logran solicitar asilo con éxito por lo general descubren que faltan muchos años para sus audiencias. Mientras esperan en EE. UU., su estatus migratorio no es claro y no son elegibles para trabajar o postular a programas, o tienen demoras en sus ajustes de estatus que, como nuevos inmigrantes que intentan reconstruir su vida después de huir de sus hogares y sus comunidades, puede necesitar desesperadamente.

El IPCC indica la confianza con la que emite sus declaraciones, con base en los datos disponibles y el análisis de sus expertos. Aquí hay algunas citas del resumen reciente para los formuladores de políticas:

“El cambio climático inducido por el hombre, incluidos los eventos extremos más frecuentes e intensos, ha causado impactos adversos generalizados, pérdidas y daños relacionados con la naturaleza y las personas, más allá de la variabilidad climática natural. Algunos esfuerzos de desarrollo y adaptación han reducido la vulnerabilidad. En todos los sectores y regiones, se observa que las personas y los sistemas más vulnerables se ven afectados de manera desproporcionada.”

“La vulnerabilidad humana futura continuará concentrándose donde las capacidades de los gobiernos locales, municipales y nacionales, las comunidades y el sector privado sean menos capaces de proporcionar infraestructura y servicios básicos (nivel de confianza alto)”.

“Los sistemas de infraestructura clave, incluidos saneamiento, agua, salud, transporte, comunicaciones y energía, serán cada vez más vulnerables si las normas no tienen en cuenta las condiciones climáticas cambiantes (nivel de confianza alto)”.

“A través del desplazamiento y la migración involuntaria debido a fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, el cambio climático ha generado y perpetuado la vulnerabilidad (nivel de confianza medio)”.

“La vulnerabilidad de los ecosistemas y las personas al cambio climático difiere sustancialmente entre y dentro de las regiones (confianza muy alta), impulsada por patrones de desarrollo socioeconómico intersectado, uso insostenible de los océanos y los suelos, inequidad, marginación, patrones históricos y actuales de inequidad como el colonialismo y gobernanza31 (nivel de confianza alto). Aproximadamente entre 3.300 y 3.600 millones de personas viven en contextos altamente vulnerables al cambio climático (nivel de confianza alto). Una alta proporción de especies es vulnerable al cambio climático (nivel de confianza alto). La vulnerabilidad humana y del ecosistema son interdependientes (nivel de confianza alto). Los patrones actuales de desarrollo insostenible están aumentando la exposición de los ecosistemas y las personas a los peligros climáticos (nivel de confianza alto)”.

 

2. La migración climática está creciendo y las políticas deben ampliarse para reconocer nuestra nueva realidad.

Cuando dos huracanes de categoría cuatro azotaron uno tras otro la región centroamericana en el otoño de 2020, la región ya se encontraba en extrema pobreza, con inestabilidad política y altos niveles de violencia de pandillas. Decenas de miles de pequeños agricultores y agricultores de subsistencia fueron aniquilados. Decenas de miles más quedaron sin hogar o perdieron la mayoría de sus posesiones en las inundaciones. La infraestructura fue debilitada o destruida. Muchas personas en EE. UU. han cuestionado por qué los residentes rurales que han perdido sus medios de vida no se mudan a las ciudades locales para encontrar trabajo, sin embargo, estas ciudades locales, ya devastadas por la violencia de las pandillas y la pobreza, brindan pocas oportunidades para un reasentamiento seguro. De hecho, los conflictos y presiones preexistentes, como la violencia de las pandillas y la pobreza, se intensifican cuando ocurren desastres climáticos. Las poblaciones recién llegadas solo aumentan la presión sobre esas preocupaciones.

Como resultado, muchos de los afectados por los huracanes decidieron huir a Estados Unidos. Sin embargo, los migrantes climáticos no están protegidos por el derecho internacional de los derechos humanos, que se estableció mucho antes de que el clima comenzara a cambiar. Aquí en EE. UU., se niega el asilo a quienes lo solicitan únicamente por el desplazamiento a causa de un desastre climático. Muchos de los que huyeron de los huracanes también huían de la creciente violencia y los conflictos a raíz de tales desastres. Sin embargo, a medida que avanza la crisis climática, se deben modificar las leyes para que se tomen en cuenta los factores ambientales de estrés que hacen que la vida sea insostenible después de un desastre.

3. La migración aumenta la inestabilidad, ya sea dentro o fuera del país, por lo que es más rentable garantizar la estabilidad climática para reducir la migración.

La crisis climática no solo afecta a los más pobres entre nosotros, sino que los efectos del calentamiento global afectarán más a aquellos que ya se encuentran en situaciones de precariedad. El IPCC destaca claramente que la migración aumenta la inestabilidad general. Esto incluye una mayor inestabilidad para los propios migrantes, así como para las áreas que pierden y ganan residentes. Y, en un ciclo de retroalimentación aterrador, un área que se encuentra menos estable debido a la migración será más vulnerable a los impactos climáticos. Se podría interpretar esto afirmando que tal desestabilización es razón en sí misma para continuar manteniendo las fronteras estadounidenses en gran medida cerradas, a pesar del derecho internacional. Sin embargo, a medida que avanza el cambio climático, cada vez más migrantes provienen del interior de las fronteras. Después de los devastadores incendios forestales en Occidente, miles de personas se vieron obligadas a huir. En los últimos dos años, los huracanes han amenazado la vida de las personas en toda la costa este. Miles de puertorriqueños permanecen en los Estados Unidos continentales después de que los huracanes Irma y María, fortalecidos por el clima, interrumpieron los medios de subsistencia y diezmaron la infraestructura en la isla. La palabra “sin precedentes” se ha agregado a inundaciones, incendios, huracanes, tornados, sequías, olas de calor y tormentas de invierno, todo dentro de nuestras fronteras. Cerrar nuestras fronteras no detiene la migración climática y la inestabilidad asociada. La única forma de cortar la migración climática es reducir el nivel de calentamiento global que se producirá.

A largo plazo, la forma más eficiente, menos costosa y más humana de abordar el próximo aumento de la migración tanto en la frontera como en las regiones afectadas por el cambio climático en EE. UU. es, en primer lugar, abordar la crisis climática para evitar una desestabilización masiva. Si bien el planeta ya se está calentando rápidamente, provocando cambios climáticos que ya están afectando a millones de personas, lo peor de la crisis climática aún se puede prevenir. Nosotros, las personas --a través de nuestra acción individual; a través de la presión sobre las empresas en las que trabajamos, en las que invertimos y con las que hacemos negocios; buscando soluciones dentro de las comunidades donde vivimos y trabajamos; y votando por líderes del clima y exigiendo que esos líderes cumplan sus promesas -- debemos exigir reducciones en todos los frentes y de forma rápida.

     

A person with emergency supplies

4. EE. UU. necesita construir infraestructura nueva para prepararse para el aumento de la migración. 

Al mismo tiempo, EE. UU. necesita prepararse rápidamente para la migración que continuará a medida que las áreas se vuelvan menos estables.

Los refugiados, que tienen un estatus reconocido por el gobierno de EE. UU. al llegar, son llevados a varios programas de refugiados para ayudarlos a satisfacer sus necesidades básicas, como vivienda, conexión con la comunidad y atención médica. Pero los solicitantes de asilo --aquellos que están tan desesperados y temerosos que abandonan sus hogares, comunidades y red de seguridad con la esperanza de encontrar un ambiente seguro, por lo general, a miles de kilómetros de distancia– no tienen disponibles ese tipo de programas. Además de una revisión del sistema de asilo, se deben desarrollar nuevas vías de atención y conexión para apoyar al creciente número de solicitantes de asilo.

Calentamiento Global vs. Cambio climático

El calentamiento global es el incremento de la temperatura promedio que ha resultado del aumento de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera terrestre. El cambio climático es el resultado del calentamiento global: debido a este incremento en la temperatura promedio, el clima está cambiando --desde huracanes más poderosos hasta sequías y olas de calor sin precedentes. Para detener el cambio climático, debemos detener el calentamiento global, reduciendo drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero y desarrollando sumideros para extraer el dióxido de carbono de la atmósfera.

La Red de Proveedores de Servicios de Salud para Migrantes (MCN, por sus siglas en inglés) opera la Red de Salud, un programa virtual de gestión de casos que ha llenado la enorme y problemática brecha en la atención de los solicitantes de asilo. Cuando una mujer embarazada solicita asilo en la frontera, puede ser liberada en el país a la espera de una cita en la corte, pero sin atención prenatal mientras está detenida y sin conexión con los centros de salud de su nueva comunidad u otros programas de salud para los cuales ella y su recién nacido pueden ser elegibles. Los socios de MCN de un importante refugio para inmigrantes brindan atención prenatal básica y luego la futura madre se inscribe en la Red de Salud. Un asociado de la Red de Salud puede ayudar a la solicitante de asilo a encontrar atención médica en su próximo destino, y a identificar e inscribirse en programas elegibles como tarifas de escala móvil y, lo que es más importante, apoyar a la solicitante de asilo de una manera culturalmente competente durante un período precario y a menudo aterrador de su vida. Afortunadamente, dicha infraestructura está recibiendo atención y promoción. La Organización Mundial de la Salud publicó recientemente un informe que detalla la necesidad crítica del acceso a la atención médica para las enfermedades no transmisibles y las barreras específicas de los migrantes que deben superarse a través de la acción internacional. MCN aplaude tales esfuerzos y espera trabajar en estrecha colaboración con socios nacionales e internacionales para aumentar la infraestructura para reducir las desigualdades en salud de los migrantes y aumentar el acceso a la atención médica para solicitantes de asilo y otros migrantes. 

La migración no va a desaparecer. El cambio climático tampoco lo hará. La forma en que abordemos colectivamente estas dos preocupaciones en los próximos meses y años determinará si tendremos más de estas dos cosas, y del sufrimiento humano, el daño económico y la devastación ecológica que las acompañan, o menos. Y, como deja muy claro el informe del IPCC, el cambio climático no va a esperar. La acción sobre el calentamiento global solo es efectiva si comienza de inmediato.

 

 

 Email Us  Share with us on Facebook  Tweet Us  LinkedIn  LinkedIn  Click here to contribute

Got some good news to share? Contact us on our social media pages above.

Return to the main blog page or sign up for blog updates here.

Rating